RESUMEN DE LAS CONDENAS INTERNACIONALES SOBRE LA DETENCIÓN DEL GRUPO DE ACTIVISTAS SAHARAUIS DE DDHH

7activists082009
Recordar que los detenidos son Ali Salem Tamek, ex preso político y actual Vicepresidente del Colectivo de Defensores saharauis de Derechos Humanos (CODESA), y miembro de la asociación marroquí de los derechos humanos (AMDH), sección de Assa, registrado con Front-line en Irlanda; Brahim Dahan, presidente de La Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de Derechos Humanos cometidas por el Estado marroquí (ASVDH); Ahmad Anasiri, secretario general del Comité Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos en Smara y presidente de la AMDH sección Smara Chapter; Dagja Lachgar, miembro de la oficina ejecutiva de la ASVDH, y ex desaparecida de GALAT MAGUNA, había estado desaparecida forzosamente durante 11 años, desde 1980 hasta 1991; Yahdih Terruzi, ex preso político y Miembro de CODESA; Saleh Lebayhi, defensor de los derechos humanos, Presidente del Foro por la Protección de la Infancia, miembro de CODESA y AMDH, Sección de El Aaiun.

La Fundación Robert Kennedy se ha mostrado profundamente preocupada por la seguridad de los siete activistas saharauis de derechos humanos detenidos en Marruecos el pasado 8 de octubre, y porque se respeten sus derechos fundamentales. La Fundación “urge a las autoridades marroquíes a cumplir con sus obligaciones con respecto al respeto de los derechos humanos conforme a las leyes internacionales”. También “exige a las autoridades marroquíes que realicen una investigación minuciosa sobre la detención de los siete activistas y tome medidas para asegurar su integridad física y psicológica”. Además la Fundación Robert Kennedy urge a Marruecos a que “cumpla con los Principios Básicos para el Tratamiento de Prisioneros, adoptados en las Naciones Unidas la Resolución de Asamblea general 45/111 del 14 de diciembre de 1990”.

Por su parte la organización Front Line está “profundamente preocupada” por la detención el jueves en Casablanca, de siete activistas saharauis de los derechos humanos, y ha lanzado un llamamiento urgente a favor de su liberación “inmediata e incondicional” pidiendo que se abra “una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre su secuestro y detención. También señaló que los defensores de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental “no pueden realizar sus actividades de defensa de derechos humanos sin temor a represalias”, y “no son libres de todas las restricciones incluido el acoso judicial.

El Centro Internacional Olof Palme también ha condenado la detención de los siete activistas saharauis por las autoridades marroquíes, tras su visita a los campamentos de refugiados Saharauis. En un comunicado entregado a los medios de comunicación suecos, el Centro ha recordado que uno de estos defensores de DDHH, Brahim Dahan, debía “llegar hoy diez de Octubre a Estocolmo para participar en un seminario organizado por el Centro sobre el tema del Sahara Occidental”. El director del Centro, Sr. Jens Orback, calificó a “Marruecos como una fuerza de ocupación” y exigió que “se libere inmediatamente a Brahim Dahan y a sus compañeros”, y pidió al gobierno de Suecia que “condene este tipo de violación de derechos humanos” y a la embajada sueca en Rabat que “siga de cerca este tema hasta que Brahim Dahan y los otros defensores recuperen su libertad y puedan continuar su actividad por la democracia y el respeto de los derechos humanos”.

En España el Observatorio de derechos humanos del Ilustre Colegio de Abogados de Badajoz, condenó la detención de los activistas y exigió además “la inmediata liberación de los siete detenidos al igual que todos los presos saharauis de conciencia que aún siguen en las cárceles marroquíes”. También responsabilizó “al Estado marroquí, por cualquier acto que afecta la vida o la integridad física de los siete defensores de derechos humanos detenidos en el Aeropuerto de Casablanca”, y exhortó “a la Comunidad Internacional, fundamentalmente la ONU, y su Consejo de Seguridad, la Unión Europea, la Unión Africana y al gobierno español que actúen con toda prisa y sin vacilación, presionando a Marruecos para que libere a los siete defensores, así como los demás presos políticos saharauis, y que el Estado marroquí cese de violar los derechos humanos de la indefensa población civil saharaui”.

También han mostrado su repulsa por estas detenciones la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Pueblo Saharaui (CEAS-Sáhara), la Unión de Asociaciones de Castilla y León Solidarias con el Pueblo Saharaui (UACyLSPS-Unión), Estudios Sin Fronteras España, la Asociación de Emigrantes Saharais en Canarias, la Delegación Saharaui en Canarias, la Delegación del Frente POLISARIO en Andalucía, la Liga Española Pro Derechos Humanos y Asociación de Mujeres Saharauis en España (AMSE) y el Departamento de Derechos Humanos de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis, entre otras organizaciones.

Anuncios