Red y ACPES

HACIENDO UN POCO DE HISTORIA

   La preocupación de la Escuela Canaria por la educación en valores, las acciones de carácter solidario y los proyectos humanitarios han sido una constante desde hace mucho tiempo en las aulas de nuestra Comunidad.

    En el curso 1994/95, a partir de la constitución de un Grupo Estable de profesorado de Religión, preocupado por los valores democráticos y la defensa de la justicia social, se crean los primeros Comités de Derechos Humanos. Algunos de estos organizan en Gran Canaria el Primer Encuentro de Enseñanzas Medias Pro Derechos Humanos y Solidaridad en enero de 1995. Nace de esta forma la Coordinadora de Derechos Humanos en Gran Canaria. A este Proyecto se ha ido sumando el profesorado de todas las áreas y de las más diversas corrientes de pensamiento que comparten los objetivos de esta Red.

   En 1996, a propuesta de este movimiento asociativo y al calor de la LOGSE y de su apuesta por la transversalidad, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, a través de la Dirección General de Ordenación e Innovación Educativa, crea el Programa Educar para la Paz, la Solidaridad y los Derechos Humanos. Desde el primer momento se pone de manifiesto la necesidad de que sea este Programa el que asuma la coordinación de la Coordinadora de Derechos Humanos que, al mismo tiempo que se extiende por el resto de las islas, toma el nombre de Plataforma de Enseñanzas Medias Pro-Derechos Humanos y Solidaridad con los Pueblos Empobrecidos. En el curso 1998-99 la citada Plataforma adquiere el actual modelo organizativo y se denomina Red Canaria de Escuelas Solidarias (RCES), subrayando  su carácter interinsular.

   Durante estos años se han desarrollado en los centros numerosos proyectos, actividades y acciones en el marco de estas estructuras. Desde modestas y voluntariosas iniciativas de recaudación de fondos para responder a una emergencia humanitaria hasta proyectos de cooperación internacional en el ámbito educativo, desde un sencillo cartel en el tablón de un centro a la participación en una manifestación multitudinaria, desde una recogida de firmas para una campaña en pro de los Derechos Humanos a una visita a los campamentos de refugiados saharauis. Estas aportaciones han sido hechas desde el compromiso y la apuesta por el ideal de un mundo mejor, ideal al que nunca puede renunciar la escuela.

   La Asociación Canaria de Enseñantes por la Paz y la Solidaridad (ACEPS), nace en septiembre de 2006 como consecuencia de las necesidades que se descubren tras más de diez años de historia de la RCES. El aumento de centros adheridos a esta Red y los proyectos que van surgiendo de dicha coordinación, hacen necesaria la búsqueda de recursos que garanticen su desarrollo y la continuidad de estos a medio y largo plazo.

   En los últimos años, distintos centros de la RCES han llevado a cabo proyectos de cooperación educativa. Cabe señalar los proyectos Construyendo Escuelas de salitre y arena, con las escuelas de los campamentos de refugiados/as de Tinduf y el proyecto Una mirada al Sur, con una  escuela senegalesa.

   En el pasado curso se ha potenciado el proyecto de cooperación con las Escuelas saharauis  y se ha iniciado, en colaboración con Médicos del Mundo Canarias, el Proyecto A través de tus ojos, dirigido a la cooperación  con escuelas de Nouadhibou en Mauritania.

   La RCES ha diseñado el Proyecto educativo Canarias, entre culturas; que trata de ser un marco que aglutine las diferentes iniciativas de cooperación con los pueblos y las escuelas del mundo; organizando acciones,  campañas de cooperación e intercambio cultural, uniendo las realidades de Canarias con las de el resto de los continentes,  especialmente con África y América Latina. Este proyecto nace para intentar dar una respuesta educativa al tema de la inmigración, la interculturalidad y la solidaridad con los pueblos empobrecidos del mundo.

   Los recursos humanos y los recursos económicos disponibles son hoy insuficientes para cubrir todas estas propuestas, y de forma constante nos vemos en la necesidad de buscar el apoyo de otras instituciones públicas y privadas que garanticen los fondos necesarios para desarrollar todas las iniciativas y proyectos.

   Es por esto que nace la Asociación Canaria de Enseñantes por la Paz y la Solidaridad, con el fin de buscar, negociar y gestionar los recursos que se puedan obtener y que puedan garantizar el desarrollo de los proyectos que dimanen de la actividad de la RCES; así como colaborar en su coordinación y en el desarrollo de los mismos.

 FINES DE LA ASOCIACIÓN

 Los fines de la Asociación son los siguientes:

– Fomentar en los centros educativos la educación en valores para una convivencia comprometida con la paz, los derechos humanos y la solidaridad; en coordinación permanente, en mutua relación y cooperación con el Programa de Innovación Educativa “Educar para la Paz, la Solidaridad y los Derechos Humanos” y con la Red Canaria de Escuelas Solidarias; apoyando y coordinando acciones y proyectos comunes.

– Colaborar con todas aquellas ONGs y asociaciones, que en el marco educativo, desarrollen acciones y proyectos que persigan los mismos fines que nuestra asociación.

– Promover el conocimiento  de las distintas  culturas que conviven en nuestro entorno.

– Favorecer la toma de conciencia de un mundo global e interdependiente, cargado de desigualdades económicas, sociales y culturales y la necesidad de paliar esas desventajas.

– Fortalecer las relaciones de convivencia entre los pueblos del mundo, así como favorecer el contacto entre las diversas  culturas. Estudiar la realidad social y educativa, desde un punto de vista comparativo, entre nuestra comunidad educativa y las comunidades educativas de otros pueblos del mundo.

–  Fomentar las prácticas solidarias y de cooperación del alumnado.

 ACCIONES Y PROYECTOS

Para el cumplimiento de sus fines la asociación participará en las actividades y proyectos que decida la Red Canaria de Escuelas Solidarias y desarrollará por sí misma otras acciones que considere de interés y que persigan los siguientes objetivos:

– Estudio de la cultura y la realidad política y socioeconómica de los pueblos del mundo, principalmente con aquellos con los que estemos cooperando.

– Elaboración y/o difusión de materiales didácticos sobre temas relacionados con la educación en valores y para el desarrollo.

– Desarrollo de proyectos de cooperación y colaboración con otros pueblos y culturas del mundo, fomentando el intercambio de enseñantes y alumnado entre dichas comunidades.

– Desarrollo de las propuestas de actuación que se establecen en los encuentros anuales de la RCES.

PARTICIPACIÓN EN LA ASOCIACIÓN

Podrán ser miembros de la Asociación Canaria de Enseñantes por la Paz y la Solidaridad todo el profesorado perteneciente a los centros de enseñanza de Canarias, que pertenezcan o hayan pertenecido a la Red Canaria de Escuelas Solidarias” art. 28 de los estatutos.

Anuncios